Edelmira celebra 20 años de servicio

la miembra del equipo con más años de servicio demuestra su fé en toda circunstancia


Cuando Orphan Helpers comenzó en El Salvador hace 21 años, en junio del 2000, Rosa Virginia Pelletier fue una de las primeras instalaciones donde comenzó nuestro trabajo.


Cerca de 400 niñas entre la edad de 10 y 20 años fueron alojadas en este centro gubernamental por diversas razones. Algunas estaban allí para su propia protección porque fueron víctimas de abuso físico y sexual en sus hogares. Otras estaban allí porque eran delincuentes, cumpliendo condenas de hasta siete años.


Orphan Helpers buscó voluntarios de los alrededores para ir al centro y visitar a las niñas. Una de las voluntarias fue Edelmira Bejarano.


“En junio de 2001, me enteré del trabajo de Orphan Helpers. Algunos de mis amigos me invitaron a un evento en el centro Rosa Virginia Pelletier ”, recuerda Edelmira. “Nos encontramos con tantas chicas allí con tantos antecedentes difíciles. No pude evitar volver al centro una y otra vez ”.


Pronto, Edelmira comenzó a llevar a su hijo de nueve años con ella cuando visitaba a las niñas.


“Dirigía un pequeño negocio de dulces durante el día. Cuando mi hijo Gabriel llegaba a casa de la escuela por la tarde, comíamos y luego íbamos a Rosa Virginia por la noche alrededor de las 5:00 de la tarde y nos quedábamos hasta las 7:00”, dice. “Cuando podíamos pagarlo, íbamos en autobús las cuatro millas para llegar al centro. Pero los autobuses no funcionaban por la noche, entonces nos íbamos caminando a casa, incluso en las tormentas. Nos daba miedo caminar de noche, pero cantábamos cánticos de alabanza a Dios y pedíamos de Su protección en el camino".


Edelmira se ofreció como voluntaria de lunes a viernes durante dos años. En julio de 2003, Orphan Helpers le ofreció un trabajo a tiempo completo. “Fue entonces cuando me empezaron a pagar”, comparte Edelmira con alegría. No mucho después de su contratación, el centro comenzó a albergar tanto a niños como a niñas.


“Para mí fue una tragedia. No me veía trabajando con chicos. Pensé en volver a mi negocio de confitería”, dice Edelmira. “Pero mis amigos me animaron a quedarme. Entonces, lloré a Dios pidiendo un corazón para estos muchachos, Sus hijos. Él me lo dio. Ahora, estoy comenzando mi año 21 con Orphan Helpers".


A lo largo de los años, El Salvador y Honduras han reducido drásticamente el número de niños colocados en orfanatos administrados por el gobierno, cerrando la mayoría de ellos. Hoy, Orphan Helpers sirve en nueve centros de integración social en los dos países donde los jóvenes están privados de libertad, pero solo un centro de protección donde los niños son colocados por su propia seguridad. Ese único centro, CISNA en El Salvador, es donde Edelmira sirve actualmente.


Durante los últimos 20 años, Edelmira ha impactado innumerables de vidas de jóvenes, sirviendo como una figura materna para muchos de ellos. De las docenas de historias que podrían compartirse sobre los jóvenes afectados por Edelmira, una es la de David Carbajal. Edelmira dedicó más tiempo a enseñarle a leer a David cuando vivió en el centro CISNA de 2008 a 2012. Recientemente escribió esto sobre Edelmira:


“Siempre estaré agradecido por el amor, el apoyo y la motivación de Edelmira mientras estaba en el orfanato. Gracias a su dirección inicial, pude continuar y obtener un título universitario y ahora estoy en un programa de diseño de páginas web", compartió David. “El trabajo de Orphan Helpers y maestros como Edelmira tiene un impacto que realmente puede cambiar la vida de alguien para mejor”.

En cuanto a su hijo biológico, Gabriel ahora tiene tres hijos. Es bombero voluntario y trabaja como paramédico en el departamento de emergencias de la Cruz Roja. Las experiencias de servir en Rosa Virginia sin duda tuvieron un gran impacto en su vida y en su decisión de ayudar a los demás.


“Este viaje ha tenido sus altibajos, pero Dios no me ha abandonado. Me ha entrenado y preparado de muchas formas que nunca creí posible”, reflexiona Edelmira. “Ahora, aquí estoy 20 años después. Estaré aquí, siempre luchando por las mejores formas de enseñar y liderar, hasta que Dios me diga 'basta'; porque servir a mi Señor y Dios es mi privilegio".