"Trabajo para el éxito" brinda nuevas esperanzas

Las siguientes historias son de algunos de los jóvenes que ahora participan en oportunidades de educación o emprendimiento a través del programa Work for Success (Trabajo para el Éxito):


Cuando Karla tenía seis años, su padre abandonó a la familia, dejándolos sin recursos para pagar el alquiler o comprar comida. Su única opción era construir una casa improvisada de lámina y madera en una parte deplorable de la ciudad. A medida que crecieron, Karla y sus hermanos se involucraron en actividades ilegales. A los 16 años fue ingresada al centro de integración social de menores para niñas.


Estaba llena de odio e ira y fue conocida por su mala actitud y comportamiento violento. Se burlaba abiertamente de los maestros de Orphan Helpers y del Evangelio con regularidad. Finalmente, decidió inscribirse en la Academia del Éxito con la esperanza de una sentencia más corta. Ahí fue donde aprendió sobre Jesús y una forma de vida diferente.


Karla recibió su libertad después de tres años tras las rejas. Sin embargo, pensó que la única forma en que podría mantenerse a sí misma y a su madre era volviendo a la actividad ilegal. Sin embargo, en el viaje en autobús a casa, escuchó a Dios recordarle: “No te dejaré ni te desampararé. Sé los planes que tengo para ti". Recuerda que no podía dejar de pensar en el amor y el perdón incondicional de Dios. Entonces, decidió ponerlo en acción.


Poco después de su libertad, Karla tomó un viaje en autobús de diez horas para ver a su padre y contarle cómo Dios transformó su vida. Debido a la gracia de Dios para ella, también quería perdonar a su papá. El padre de Karla lloró de alegría por reencontrarse con su hija, a quien abandonó 14 años antes.


Hoy, Karla es una parte vital de su iglesia local donde ayuda al pastor a enseñar y alcanzar a las personas de su comunidad. También ha hecho la meta en inscribirse en un programa universitario para estudiar ingeniería pero primero necesita obtener su diploma de escuela secundaria. A pesar de que la escuela pública es gratuita para Karla, el costo del transporte, los libros, los uniformes y otros útiles escolares hacen que sea extremadamente difícil para ella. Orphan Helpers le ha otorgado una beca de escuela secundaria por medio del programa “Trabajo para el Éxito” para cubrir estos costos y poder graduarse.



Mientras Nissi estuvo tras las rejas, fue una estudiante estrella en los talleres de esteticista. Tras su libertas, trabajó duro para comenzar su propio negocio de belleza yendo de casa en casa para brindar servicios. A pesar de su talento y sólida ética de trabajo, su negocio no funcionó. Decidió inscribirse en el curso de emprendimiento para aprender más sobre cómo administrar un negocio para mantenerse. Ella dice: "Ahora entiendo por qué mi negocio no tuvo éxito. Aprendí que todo lo que gano no es un beneficio para mí. Necesito invertir dinero en el negocio para que crezca ".



Edwin es inteligente, trabajador y está decidido a triunfar. Desde su libertad, ha trabajado en una fábrica de ropa y en una peluquería. Por muchos años, el equipo de Orphan Helpers ha estado invirtiendo fielmente en la vida de Edwin, brindándole asesoramiento, tutoría y algunos suministros para cortar el cabello para trabajar como barbero. En mayo de 2021, Edwin inició el curso de emprendimiento con Orphan Helpers. Edwin ahora entiende que para comenzar un negocio sin deudas, debe ganar su propio capital y construir un negocio lentamente. Por lo tanto, está ahorrando dinero de sus trabajos actuales antes de abrir las puertas de su propia peluquería.