Una familia comienza el año NUEVO sirviendo en un NUEVO país


La familia Schuitema partiendo de Michigan el 31 de diciembre para un año nuevo y nuevo capítulo en Guatemala.

El 31 de diciembre, solo unas horas antes de que terminara el 2021, la familia Schuitema de Michigan aterrizó en Guatemala para comenzar no solo un nuevo año, sino un nuevo capítulo en la vida de su familia. Andrea Schuitema trabaja en Orphan Helpers como Directora de Programas, desarrollando y coordinando programas y servicios para jóvenes en Honduras, El Salvador y Guatemala.


Hace unos meses, Andrea y su esposo Mike decidieron servir de tiempo completo sobre el terreno en América Central. Comenzaron a prepararse a sí mismos y a sus dos hijos pequeños para la gran mudanza. Mike dejó su trabajo como asistente del fiscal. La familia vendió su casa. Encontraron a alguien que adoptara a su perro. Los cuatro se despidieron de familiares y amigos.

Esta es la historia personal de Andrea sobre su paso de fe en este nuevo viaje:

En 2018, Mike y yo hicimos un viaje a El Salvador y Honduras en nombre de nuestra iglesia, Génesis en Petoskey, Michigan. La iglesia había estado involucrada con el trabajo anterior de Orphan Helpers en orfanatos, pero quería aprender más sobre el trabajo actual en los centros de detención juvenil.
En una prisión salvadoreña que visitamos en ese viaje, vimos a un grupo de unos diez jóvenes, muchos cubiertos de tatuajes, caminando orgullosos con sus Biblias. Aprendimos que estos muchachos habían decidido dejar atrás sus viejas costumbres y hacer su nueva identidad en Cristo. Llevar una Biblia fue una forma que eligieron para mostrar que estaban en un nuevo camino de vida.
Años después, sigo reflexionando sobre el coraje y la humildad simultáneos que les tomó a estos jóvenes tomar una decisión que les cambió la vida y dar un paso adelante frente a sus compañeros. Esta no es una decisión que se tome a la ligera, pero estos jóvenes sabían que tenían la esperanza de un futuro mejor gracias al apoyo y la enseñanza que recibieron de los maestros de Orphan Helpers.
Los maestros y el personal de Orphan Helpers son algunas de las personas más apasionadas, dedicadas e intrépidas que he conocido. Cada miembro del equipo da todo para mostrar amor incondicional a los jóvenes que sufren en lugares muy difíciles. Se presentan a trabajar porque creen que cada joven tiene un futuro por el que vale la pena luchar.
Ha sido un honor trabajar como parte del equipo de Orphan Helpers durante los últimos dos años desde mi hogar en Michigan. Mike y yo nos sentimos inspirados por el trabajo que se está realizando y queríamos involucrarnos más. De hecho, fue idea de Mike retomar nuestras vidas y mudarnos a Centroamérica. Creo que Dios ha estado trabajando en nuestras vidas durante los últimos dos años, llevándonos a esta decisión.
Varias personas han preguntado por qué nos mudaríamos a Guatemala, un lugar del que muchos están huyendo en este momento. La verdad es que precisamente por eso queríamos ir. Los jóvenes del Triángulo Norte de Centroamérica enfrentan importantes desafíos en sus comunidades. Se van para buscar un futuro mejor. Nuestro equipo está dedicado a brindar esperanza y desarrollar oportunidades para los jóvenes para que puedan trabajar y construir una vida en el hogar. Vemos a Dios moviéndose a través de Orphan Helpers y queremos participar plenamente en su obra.
La naturaleza de nuestro trabajo con menores detenidos nos expone a los lugares más oscuros con sufrimiento extremo, hay mucha belleza en Centroamérica que no se ve regularmente en las noticias. Nuestra familia ha estado en Guatemala por unas pocas semanas, pero Dios ya nos ha proporcionado una gran comunidad. Los misioneros guatemaltecos y americanos nos han recibido con amabilidad y hospitalidad. Nos sentimos honrados de estar en este hermoso lugar, sirviendo con el equipo de Orphan Helpers para transformar las vidas de cientos de jóvenes en el Triángulo Norte.
Mike, Andrea, Dylan y Arlo en su nuevo hogar en Guatemala.